El mosquito Aedes Aegypti es el agente transmisor de Dengue, Zika y Chikungunya. Para dejar sus huevos y reproducirse necesita agua quieta y sombra.

Tomemos medidas para impedir la formación de estos criaderos.

⇒ EN TU CASA

• Eliminá o colocá boca abajo aquellos recipientes que no se utilizan: latas, botellas, neumáticos, bidones.
• Renová con frecuencia el agua de los elementos que se encuentran en uso: floreros, portamacetas, palanganas, etc.
• Lavá y cepillá asiduamente los bebederos de las mascotas.
• Tapá los tanques y recipientes para recolectar agua.
• Destapá los desagües de los techos.
• No arrojes recipientes o basura en patios, terrazas, calles y baldíos.
• En cañerías o mangueras es recomendable realizar un lavado con agua caliente.
• Colocá mosquiteros en puertas y ventanas.

⇒ CUIDADOS PERSONALES: 

• Utilizá camisas de manga larga y pantalones largos, de colores claros, ya que el Aedes huye naturalmente de elementos que reflejen la luz del sol.
• Protegé la cuna o cochecito del bebé con redecillas protectoras para mosquitos.
• Aplicá repelente contra insectos, pero sólo la cantidad suficiente para cubrir la piel y/o ropa expuesta, evitando lastimaduras, piel irritada, las manos o cerca de los ojos y la boca, especialmente en niños, evitando su aplicación excesiva y reiterada. Renovar la aplicación de repelentes cada 3 horas
• Utilizá espirales o tabletas repelentes en las habitaciones.

Conocelo

El dengue es una enfermedad de tipo gripal que afecta a bebés, niños pequeños y adultos. De acuerdo a la información suministrada por la Organización Mundial de la Salud, se debe sospechar que una persona padece dengue cuando se combina fiebre elevada (40 °C) con dos de los siguientes síntomas: dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los globos oculares, dolores musculares y articulares, náuseas, vómitos, agrandamiento de ganglios linfáticos o sarpullido. Estos síntomas aparecen luego de un período de incubación que se puede extender entre 4 y 10 días después de la picadura de un mosquito infectado.

Ante la presencia de los síntomas mencionados es muy importante NO automedicarse con analgésicos (Ibuprofeno, Paracetamol, Diclofenac, Naproxeno, Aspirina, ni antibióticos o corticoides) y concurrir a la consulta médica.