El dengue es una enfermedad de tipo gripal que afecta a bebés, niños pequeños y adultos.

SÍNTOMAS
Se debe sospechar que una persona padece dengue cuando se combina fiebre elevada (40 °C) con dos de los siguientes síntomas: dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los globos oculares, dolores musculares y articulares, náuseas, vómitos, agrandamiento de ganglios linfáticos o sarpullido. Estos síntomas aparecen luego de un período de incubación que se puede extender entre 4 y 10 días después de la picadura de un mosquito infectado.

Ante la presencia de los síntomas mencionados es muy importante NO automedicarse con analgésicos (Ibuprofeno, Paracetamol, Diclofenac, Naproxeno, Aspirina, ni antibióticos o corticoides) y concurrir a la consulta médica.

 Signos de alarma de GRAVEDAD del dengue
Muchos enfermos de dengue pueden recuperarse en su casa con reposo e hidratación adecuada. Sin embargo ante cualquier signo de alarma de gravedad, se debe acudir al centro de salud más cercano.

Cuáles son los síntomas de alarma:
– Caída abrupta de la temperatura corporal debajo de los 38°
– Acompañada de cualquiera de éstos: dolor abdominal intenso, vómitos persistentes, sangrado de encías, fatiga, somnolencia, irritabilidad, sangre en el vómito.

CONOCÉ AL MOSQUITO
El mosquito Aedes Aegypti es el agente transmisor de Dengue, Zika y Chikungunya. Para dejar sus huevos y reproducirse necesita agua quieta y sombra.

Permanece en el invierno
Pese a que durante los meses de frío los mosquitos adultos reducen su actividad, si se encuentran en una casa conservan la temperatura de su interior, por lo que es fundamental el uso de tabletas o espirales para eliminarlos. Solo a muy baja temperatura, los adultos se mueren pero los huevos son capaces de sobrevivir durante el invierno. Es por ello que es fundamental descacharrar.

Tomemos medidas para impedir la formación de estos criaderos

 EN TU CASA

• Eliminá o colocá boca abajo aquellos recipientes que no se utilizan: latas, botellas, neumáticos, bidones.
• Renová con frecuencia el agua de los elementos que se encuentran en uso: floreros, portamacetas, palanganas, etc.
• Lavá y cepillá asiduamente los bebederos de las mascotas.
• Tapá los tanques y recipientes para recolectar agua.
• Destapá los desagües de los techos.
• No arrojes recipientes o basura en patios, terrazas, calles y baldíos.
• En cañerías o mangueras es recomendable realizar un lavado con agua caliente.
• Colocá mosquiteros en puertas y ventanas.

CUIDADOS PERSONALES

• Protegé la cuna o cochecito del bebé con redecillas protectoras para mosquitos.
• Aplicá repelente contra insectos, pero sólo la cantidad suficiente para cubrir la piel y/o ropa expuesta, evitando lastimaduras, piel irritada, las manos o cerca de los ojos y la boca, especialmente en niños, evitando su aplicación excesiva y reiterada. Renovar la aplicación de repelentes cada 3 horas
• Utilizá espirales o tabletas repelentes en las habitaciones.
• Usá camisas de manga larga y pantalones largos, de colores claros, ya que el Aedes huye naturalmente de elementos que reflejen la luz del sol.

 

Más info >>