El Instituto creó el Programa de Fortalecimiento para el Acceso a la Interrupción del Embarazo y aprobó el Nomenclador en Salud Sexual Integral para el Acceso a la Interrupción del Embarazo de Mujeres y Personas con Capacidad de Gestar. 

En el primer aniversario de la Ley 27.610 para el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo, el Ministerio de Salud y el de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la Provincia realizaron una jornada este jueves para presentar los avances del año.

En ese contexto, se realizó una ronda de experiencias junto a equipos de salud que garantizan el acceso al aborto y organizaciones de la sociedad civil que acompañan la implementación de esta política pública, de la que participaron la Ministra Estela Díaz y el ministro Nicolás Kreplak y, por IOMA, la coordinadora del Programa.

El instituto creó el Programa de Fortalecimiento para el Acceso a la Interrupción del Embarazo, coordinado por Mayra Bahamonde, y aprobó el Nomenclador en Salud Sexual Integral para el Acceso a la Interrupción del Embarazo de Mujeres y Personas con Capacidad de Gestar, pero también trabajó fuertemente en la formación de Agentes Sanitarios, para que adquieran herramientas vinculadas a estos abordajes y puedan acompañar a cada persona, brindando información segura y de calidad.

IOMA avanzó además en la construcción de dispositivos integrados por profesionales con perspectiva de género y derechos humanos, que actualmente se encuentran asistiendo a las afiliadas. Estos dispositivos cuentan con rutas de acceso claras y garantizan la atención de manera inmediata.

A través del sitio web de la obra social, se puede acceder a un listado de Dispositivos de Consejerías en Salud Sexual Integral para el acceso al derecho a la Interrupción del Embarazo. https://bit.ly/3mJ4PPm

A un año de la sanción de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo No. 27.610, Estela Díaz reconoció que “fueron muchos años de lucha por el derecho al aborto”, porque “no sólo la práctica era clandestina. La palabra también y era una humillación para las mujeres”.

“Los antiderechos pretendieron arrebatarnos la palabra vida, pero la vida está del lado de las mujeres y de quienes defendemos los derechos”, con un Estado que garantice que “esto sea una realidad, sin importar quién sea, ni donde viva”, reflexionó la ministra, poniendo el foco en que “la democracia se perfecciona con los derechos alcanzados. Y eso se garantiza con un proyecto y una gestión política”. Resaltó luego que entre los nuevos desafíos que se plantean está el acceso a la información y la difusión para facilitar “acceso a la práctica”, convencida de que “el Estado está presente y articula con una comunidad organizada y en una provincia que tiene vocación feminista”.

A su turno, Kreplak destacó el rol de IOMA como un actor político clave para el acceso a este derecho que permitió, entre otros logros, “reducir la mortalidad materna y se introdujo una forma de pensar distinta”.

Aseguró el ministro que “un debate de fondo que tenemos que dar es la violencia institucional y la importancia de que sea el sector público de la provincia el que garantice que se cumpla con esta ley”, lo que refleja, remarcó, “la enorme potencia que tiene el Estado frente al estruendoso silencio del sistema privado, que antes hacía abortos porque obtenían un enorme ingreso de dinero clandestino”.

Informó Kreplak que sólo hay “10 distritos que no acomodaron sus sistemas primarios de salud para estas prácticas, aunque en 5 de ellos hay un hospital provincial que da respuestas”.

Sobre el cierre de su exposición se esperanzó con que este “tiempo que viene sea el de construir alegrías y una provincia más feliz y no sólo de reparar dolores o apagar los incendios que dejó el neoliberalismo”.

Por último, la directora de Salud Sexual y Reproductiva bonaerense, Carlota Ramírez, ofreció varios datos importantes sobre la evolución del trabajo de ese área, atravesado, además, por la pandemia. Detalló que 125 de los 135 municipios bonaerenses garantizan el acceso a IVE e ILE; que la compra de Misoprostol en laboratorios públicos le posibilitó al estado provincial autonomía y un fuerte ahorro de fondos públicos; y se le facilitó el acceso a este derecho al 95 % de las mujeres en más de 500 establecimientos distribuidos en todo el territorio.